Ermita de MonfragüeSituada en el patio de armas del Castillo de Monfragüe, es uno de los edificios más representativos del Parque Nacional. Su edificación es simple, sobria, de estilo popular y ha sido reformada en varias ocasiones durante la historia.

Los orígenes de la Ermita de Monfragüe no están claros. No existe documentación que atestigüe la datación de su construcción, aunque popularmente se estima la misma sobre 1370. Dado que la época el Castillo de Monfragüe pertenecía ya a la familia Trejo, señores de la Corchuela, se considera que los mecenas de la estructura son ellas. Hipótesis que viene avalada por la existencia de dos escudos de la familia Trejo sobre la puerta principal de la ermita. Junto a ellos existe otro escudo tallado de la Orden de Montegaudio/Monfragüe la encargada de traer la Virgen desde Tierra Santa en el siglo XII. El aspecto actual se debe a la reconstrucción realizada en el siglo XVIII. 

La ermita es de enorme sencillez. Sus muros encalados y de gran grosor, sirven como sostén a una cubierta a dos aguas, de madera, que ha sido recientemente rehabilitada. En el fondo de la capilla está una cámara donde se encuentra la Virgen del Monfragüe.

La reciente reforma ha descubierto una serie de frescos situados junto al altar, así  como abundantes esgrafiados repartidos por las paredes laterales.

La ermita ha sido fruto de numerosas reformas que incluso han afectado a la puerta principal, que fue movida unos centímetros hasta su posición actual.

La talla de la Virgen del Monfragüe está datada en el siglo XII. Todo parece indicar que fue tallada en Tierra Santa para la ermita que la Orden de Montegaudio/Monfrac tenía en el Monte Gaudio, próximo a la ciudad de Jerusalén, lugar que fue concedido por el Rey Balduino IV en 1176. Tras diversos azahares históricos, como la pérdida de la batalla de los Cuernos de Hattin en 1188, la virgen es traída a la península ibérica, asentándose definitivamente en Monfragüe, en 1197, tras la reconquista definitiva de la fortaleza por parte de la Orden de Monfrag, surgida de una escisión de Montegaudio protagonizada por los monjes castellanos.

Siempre, junto a la ermita, vivían varios ermitaños. En 1791, vivían en la fortaleza del Castillo al menos 2 ermitaños que nombraba el Conde de la Oliva, señor de las Corchuelas, y que al menos realizaban una misa de voto de villa del mismo pueblo.

La vinculación de Torrejón el Rubio con la Virgen de Monfragüe está ya documentada en 1753. En las respuesta a las preguntas realizadas por el Marqués de la Ensenada, para la elaboración de su célebre catastro, se responde “… en la Romería de nuestra Señora de Almofrague por el voto que tiene hecho esta villa don van Consus Vezinos a su hermita en la q sezelebra missa Cantada y Sermon en el segundo dia de la Pasqua de Resurreccion”. Una tradición que aún continúa celebrándose los lunes de pascua.

La virgen del Monfragüe es venerada además por los pueblos de Serradilla, Riolobos y Malpartida de Plasencia, aunque la romería más multitudinaria es la que celebra nuestra localidad.

Mención aparte merece la talla de la Virgen del Monfragüe. Las sucesivas restauraciones y añadidos han hecho perder gran parte de sus rasgos originarios. La talla es sencilla, hierática, del que solo sobresalen sus manos, acabadas de modo muy simple, sin dar importancia a los detalles. El rostro, que era moreno, fue restaurado en el siglo XX perdiendo su policromía original y cambiando su fisonomía.

La talla que trajeron desde Tierra Santa vino sola, sin ningún niño. Sin embargo, sin conocer los datos exactos de esta decisión, aunque se data originalmente en el siglo XVIII, a la imagen original se la añadió un niño, mal acabado y con ningún parecido a la Virgen original. Además, para facilitar la fusión de la imagen en una sola se agujereó a la antigua talla para incrustarla el niño.  Podemos asegurar que han existido numerosas modificaciones de la talla original, unos cambios que no han sido respetuosas con su origen ni con su  uniformidad estética.

Ermita de Monfragüe